La principal ventaja de los muebles de vidrio es que se ven ligeros y entregan a los espacios un efecto despejado y limpio, que es siempre bienvenido. Además, al ser translúcidos, no obstaculizan la visión y potencian la luz natural haciendo que los espacios se vean mucho más amplios y luminosos.

 

El cristal bien utilizado nunca resta y, sin embargo, puede llegar a sumar mucho. Por ejemplo, si tienes una linda alfombra en tu living o comedor y colocas sobre ella una mesa de vidrio, conseguirás que destaque por completo, dándole todo el protagonismo que no tendría si tuviera encima un mueble sólido.